MINIFUTBOL ES UN CAMPEONATO ATÍPICO TOTALMENTE DISTINTO A LOS DEMÁS

El Mini está organizado por una Asociación Deportiva sin ánimo de lucro, en la que todos los que colaboran lo hacen desinteresadamente sin contraprestación económica alguna, a diferencia de las competiciones organizadas por entidades públicas -respaldadas por diferentes Administraciones con sus correspondientes presupuestos- o de aquellas otras que promueven personas o entidades privadas que obtienen un beneficio económico en su desarrollo.

En los torneos gestionados por estas entidades públicas o privadas, los jugadores se limitan a competir, sin intervenir en los aspectos internos de su organización, ni tener posibilidad alguna de participar en ella. En el Mini, todo lo contrario: si no existe una colaboración por parte de los participantes o sus familiares, no resultaría viable llegar al feliz y buen término de cada Campeonato.

Por ello, y con la experiencia de muchos años que nos respalda, hemos creído conveniente crear la figura del DELEGADO-ENTRENADOR para las Categorías Infantiles. Se trata de pedir un pequeño esfuerzo, con la única intención de, entre todos, mejorar algunas lagunas que se han venido dando en los últimos torneos, tratando con ello de conseguir un mejor resultado en cuanto a la observancia de horarios, control de los partidos de cada jornada y seguimiento de los jugadores de los diferentes equipos. Con la creación de esta figura, pretendemos adoptar una serie de medidas encaminadas a corregir diversos fallos que se vienen produciendo y que repercuten tanto en la buena marcha de cada Campeonato, como en molestias innecesarias para los jugadores y sus familiares o seguidores.

El Mini, como hemos dicho, precisa la colaboración en mayor o menor medida de todos para que funcione. Nuestros Campeonatos son distintos a los que organizan otras entidades o clubes con ánimo diferente al nuestro. Sin vuestra colaboración resultaría inviable. Tan sólo os pedimos la presencia durante una mañana, o a lo máximo dos, a lo largo de ocho meses.

Los objetivos primordiales son dos: por una parte, que haya un control y seguimiento directo de los partidos a pie de campo; por otra, el cumplimiento de los horarios programados, evitando los incómodos retrasos para todo el mundo. 

En base a todo ello, dictamos las siguientes

INSTRUCCIONES PARA DELEGADOS

1ª.- El Delegado designado para cada jornada, deberá comparecer en el campo 15 minutos antes del inicio del primer partido de su Categoría, finalizando su labor al término del último encuentro de la misma.

2ª.- En el bar se le entregarán las actas de los partidos, el silbado, las tarjetas y el balón. A lo largo de la jornada será el responsable del control de todo ello, entregándolo en el bar al final del último partido de la Categoría.

3ª.- Anotará en el acta las asistencias de jugadores, reflejando las ausencias justificadas (que deberán ser notificadas por el entrenador del equipo respectivo). Asimismo controlará los tantos marcados, tarjetas mostradas o cualquier incidencia u observación que se produzca. También anotará el nombre del árbitro.

4ª.- No permitirá que participen en el juego los jugadores que no porten la equitación facilitada por Minifútbol.

5ª.- Efectuará una revisión del calzado utilizado por los jugadores, impidiendo rigurosamente que participen en el juego los que porten botas con tacos.

6ª.- Previamente al inicio de cada partido se ocupará de localizar el árbitro designado por cada equipo según calendario. En caso de no asistir el árbitro, el Delegado ejercerá esta función, haciendo constar en acta la incomparecencia.

7ª.- Pondrá especial interés en que los partidos se inicien a la hora prevista, finalizando, en todo caso, 1 minuto antes del inicio del siguiente partido. A este respecto, aplicará escrupulosamente lo indicado en las Normas 16 y 17 de las que rigen el Campeonato, pudiendo acortar los descansos. Es de vital importancia evitar las instrucciones que dan los entrenadores antes de los partidos a los jugadores una vez ya en el campo, ya que para eso se dice que los jugadores han de presentarse 10 minutos antes; en caso de producirse esto, deberá advertir al entrenador causante que el retraso que se produzca en el inicio del partido será objeto de aplicación  de las citadas Normas.

8ª.- Velará porque participen simultáneamente en el juego los mínimos de jugadores previstos en las Normas (7 en la Categoría "Embriones", 6 en las Categorías  "Nasciturus" y "Lactantes"  y 5 en “Pavosos”). En caso de que un equipo dispusiera de 7 o más jugadores y el otro tan sólo 6 ó 5, jugarán en igualdad de número, pero si un conjunto cuenta únicamente con 4 jugadores, el otro podrá hacer jugar sólo a 5. No obstante, si ambos entrenadores se ponen de acuerdo, podrán estar en el campo un número de jugadores superior a los mínimos exigidos, pero siempre en igualdad.

9ª.- Requerirá de los entrenadores que todos los jugadores participen al menos 10 minutos en cada partido, haciéndolo constar en acta en caso contrario.

10ª.- El Delegado llevará un control del tiempo de duración de los partidos paralelo al del árbitro, prevaleciendo este control sobre el del árbitro.

11ª.- Al término de cada partido requerirá a los entrenadores para que firmen, junto con él,  el acta del encuentro, verificando los datos reflejados en la misma.

12ª.- Evitará que los entrenadores, mientras dirigen los partidos, fumen o ingieran alimentos o bebidas, reprimiéndoles discretamente si se exceden en el trato con niños o público. Caso de que haya lugar a observaciones en este aspecto, se notificarán a la Organización para que adopte las medidas oportunas si proceden. 

13ª.- Evitará en el transcurso de los partidos la intromisión en el terreno de juego, procurando el distanciamiento de espectadores en las líneas delimitadoras del campo, así como el juego con balones o pelotas que puedan introducirse en él.

14ª.- En caso de utilizarse el marcador, controlará su correcto uso y seguimiento de los partidos, retirando las tablillas de los números al término de su jornada.

15ª.- Formulará a la Organización las observaciones que considere oportuno sobre posibles descompensaciones en los equipos.

ENTRENADORES

En cada equipo de las Categorías Infantiles, existirán uno o dos entrenadores, que se designarán por cada conjunto entre padres/madres de sus jugadores.

Las funciones y obligaciones del Entrenador serán las siguientes:

1. Convocar, con la suficiente antelación,  a sus jugadores para cada partido, advirtiéndoles que deben presentarse en el campo con 10 minutos de antelación a la hora fijada para el comienzo del partido, con objeto de evitar retrasos y/o aplicación de la Normativa correspondiente sobre goles en contra o menor tiempo de juego.

2. Recordar reiteradamente a los jugadores que han de vestir la camiseta del equipo (ya que no se permitirá jugar al que no la porte), así como utilizar el calzado adecuado (el empleo de botas de tacos dará lugar a la exclusión del jugador del partido).

3. Recibir las notificaciones de sus jugadores sobre posibles ausencias justificadas a un encuentro, a efectos de notificarlo al Delegado de cada jornada para que lo haga constar en acta.

4. Efectuar el debido seguimiento sobre posibles ausencias de jugadores de su equipo o carencias, dando traslado de cualquier incidencia digna de resaltar a la Organización del Campeonato, a efectos de posibles sustituciones o refuerzos.

5. Nombrar de entre los padres/madres de los jugadores del equipo alguna persona que ejerza la función arbitral cada vez que el equipo sea designado para ello. El árbitro deberá presentarse 10 minutos antes del inicio del partido correspondiente. En caso de incomparecencia de árbitro, salvo que el entrenador asuma esta función, será sancionado el equipo

6. Conocer las Normas que regulan el Campeonato y el Reglamento de Juego de Minifútbol y transmitirlos a sus jugadores.

7. Abstenerse de cursar instrucciones a los jugadores sobre el terreno de juego antes del comienzo de cada partido si ello puede suponer un retraso sobre la hora prevista de inicio. Caso de producirse esto, dará lugar a la aplicación al equipo causante de lo previsto sobre retrasos en las Normas.

8. Consensuar con el entrenador del equipo contrario el número de jugadores a participar en el partido correspondiente, de acuerdo con lo establecido en la Norma 20 de las que regulan el Campeonato.

9. Hacer partícipe en el juego de cada partido a cada jugador al menos 10 minutos, según se prevé en la Norma 21. La no observancia de esta Norma puede dar lugar a la pérdida del partido.

10. Observar en el transcurso de los encuentros la debida compostura ante jugadores, árbitro y público, velando porque esto se cumpla asimismo por sus jugadores, y abstenerse durante el desarrollo de los mismos de ingerir bebidas o alimentos en el campo, así como fumar.

11. Firmar el acta de cada partido a su término, revisando la veracidad de los datos de la misma y efectuar, si procede, las observaciones que procedan.

12. Solicitar de la Organización del Campeonato el posible aplazamiento de algún encuentro por causas de fuerza mayor.   

   *******************************